Artículo
Date
2017-08
Abstract
La política macroprudencial encierra la promesa de convertirse en una herramienta poderosa para prevenir crisis financieras. Una amplificación financiera como respuesta a un shock local o a un contagio global y externalidades pecuniarias causadas por restricciones de colateral fisherianas, entrega un buen fundamento para esta política. Estudios cuantitativos muestran que los modelos que incluyen estas restricciones replican hechos estilizados claves de las crisis financieras, y que la política financiera de un planificador ideal socialmente eficiente reduce drásticamente la magnitud y la frecuencia de las crisis. Los estudios también demuestran, sin embargo, que implementar una política macroprudencial efectiva aún debe sortear importantes obstáculos. Este artículo destaca tres: (i) la complejidad, ya que la política óptima responde ampliamente y en forma no lineal a los movimientos tanto de los factores locales como a las externalidades globales debido a cambios de régimen de liquidez global, noticias sobre fundamentos globales y cambios recurrentes en la innovación y la regulación de mercados mundiales, (ii) falta de credibilidad, dada la inconsistencia temporal de la política óptima con compromiso, y (iii) falla de coordinación, porque se necesita un cuidadoso equilibrio con la política monetaria para evitar ineficiencias cuantitativamente grandes que surgen de violaciones a la regla de Tinbergen o a la interacción estratégica entre las autoridades monetarias y financieras.
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Chile
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Chile