Artículo
Date
2014-12
Abstract
Este estudio aborda los efectos distributivos de largo plazo que tendría sobre una economía en desarrollo la sofisticación de su capacidad productiva —y el acortamiento de la brecha tecnológica con los países avanzados— basada en el progreso tecnológico incorporado al capital físico. Nuestra economía consta de tres sectores: el de producción de bienes finales, el de bienes intermedios y un sector que adopta tecnologías preexistentes con un cierto grado de ineficiencia. Suponemos perfecta movilidad del trabajo y del capital. A partir de esto, caracterizamos las decisiones óptimas de distribución de los recursos en el largo plazo. Contrariamente a lo sugerido por la literatura relacionada con la complementariedad del capital y las habilidades en presencia de cambios tecnológicos, nuestro modelo predice escenarios en los cuales, dadas ciertas condiciones estructurales de la economía, la desigualdad de ingresos se puede reducir.
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Chile
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Chile