Artículo
Date
2012-08
Abstract
El análisis empírico de este estudio sugiere que un objetivo de política cambiaria y el temor de un sobrecalentamiento de la economía nacional han sido los dos motivos más importantes para la (re) introducción y persistencia de los controles de capital de la última década. Los controles de capital se asocian estrechamente con un tipo de cambio significativamente subvaluado. También parecen estar menos motivados por una preocupación sobre la volatilidad del mercado financiero o flujos de capital inconstantes, sino más bien para evitar que los capitales provoquen un sobrecalentamiento de la economía, en la forma de alto crecimiento del crédito, de la inflación o de la volatilidad del producto. Más aun, los países con altas restricciones o activamente imponiendo controles al capital tienden a tener un régimen de tipo de cambio fijo y una política monetaria sin meta de inflación, además de un mercado financiero poco profundo. Esta evidencia es coherente con un uso de los controles de capital con el fin —al menos parcial— de compensar la ausencia de políticas macroeconómicas prudenciales y autónomas y de mecanismos de ajuste eficaces para hacer frente a los flujos de capital.
Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Chile
Except where otherwise noted, this item's license is described as Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Chile